miércoles, 9 de agosto de 2017

ESCUADRILLA DE AUXILIO NÁUTICO DE FELAN - CONSEJOS Y RECOMENDACIONES PARA SER AMIGO DE LA MAR





FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE LIGAS NAVALES


CONSEJOS Y ORIENTACIONES PARA EVITAR ACCIDENTES EN PISCINAS Y PLAYAS


1º Toda temperatura del agua inferior a 18º C. necesita un periodo de adaptación progresivo. Para los nadadores muy entrenados, la temperatura mínima del agua habrá de ser de 16º C.

2º Evitar dejar la nuca “acostada” sobre el agua fría, pues el enfriamiento de esta zona reduce un 50% las posibilidades de sobrevivir en caso de accidente. No hacer la plancha en aguas frías.

3º El baño de los niños debe realizarse los primeros días a temperatura mínima de 23º C

4º Cuando se sienten escalofríos y aparece la “carne de gallina”, o se tiene transpiración abundante, no entrar en el agua.

5º En la mar no se debe de nadar hacía dentro, sino horizontal a la playa o costa, es decir recrearse haciendo “tantas playas” en vez de tantos metros.

6º El caso más frecuente en las HIDROCUCIONES es el motivado por haber expuesto largo tiempo el cuerpo al sol y entrar luego rápidamente en el agua; Por su salud esto debe ser evitado.

7º Los individuos afectados por las enfermedades que se enumeran, deben bañarse bajo prescripción médica, y nunca a temperaturas inferiores a 18º C. y en cualquier caso en lugares vigilados.
      
Afecciones Nerviosas y Cardio Vasculares, epilepsia, diabetes, alcoholismo, hipertensión.


Afecciones alérgicas, ya que la sensibilidad al agua fría en los individuos es muy variable. La salida del agua con castañeo de dientes, y labios azulados en señal de alarma.  



8º Conviene desterrar la palabra congestión en los accidentes en el agua, y emplear la de HIDROCUCIÓN, que es en el agua o al salir de ella, un sincope más o menos brutal, con perdida de conocimiento y detención de movimiento respiratorio.

9º Puede ocurrir una hidrocución en la piscina con inmersión solamente hasta la altura del vientre, así como también en inmersión o sumersión en aguas profundas. En este caso el accidentado desaparece bajo el agua sin dar señales de alerta.

10º En el 70 % de los ahogados, la causa es la caída a pique, es decir hidrocución, en los restantes casos se produce por asfixia.

11º La hidrocución puede sobrevenir simplemente por un choque imprevisto de tipo emocional. La emotividad del sujeto puede provocar un accidente grave.

12º El periodo de digestión puede decirse que es muy variable y depende de los individuos y de la composición de los alimentos ingeridos pero, compo regla general deben evitarse los baños durante las dos horas que siguen a una comida normal. Para bañarse en plena digestión es necesaria la adaptación.

13º La repetición sucesiva de entradas y salidas en el agua, exige de los centros cerebrales una adaptación “en acordeón”, por la diferencia de temperatura entre la piel y el agua, y puede producirse un sincope. Conviene distanciar los baños.

14º SEÑALES DE ALARMA:

Rojeces con picor y calor anormal en la piel, sobre todo en la región abdominal y brazos.
Sensaciones de fatiga no justificada, o de que el agua esta helada, también sin justificación.
Sensaciones de vértigo y de ruido en los oídos.   En estos casos la salida del agua debe de ser inmediata, porque la hidrocución está próxima.


Dirección de Medicina Náutico Deportiva de la
Federación Española de Ligas Navales



LIGA NAVAL DEL CANTÁBRICO - HALLAZGO ARQUEOLÓGICO DEL SIGLO XVIII






El pasado día 6 de agosto de 2017, dos miembros de  la Escuadrilla de Auxilio Náutico, hemos respondido a una petición de un grupo de buceadores de la zona de Colindres donde nos han informado que en una zona centro de Santoña pues habían encontrado 1 pieza de metal que no sabían si era de algún tipo de elemento fondeado para la caza ilegal de centollos y pulpos o algún tipo de pieza de artillería de la época napoleónica. 



Es cierto que en la zona de Santoña hay muchas piezas que están detalladas, pero estaríamos hablando que estás serian de espectro nuevo y no se va a revelar en este escrito el lugar donde pueden estar situadas para evitar posibles expolios. Por lo tanto, nos encontramos en el problema de que no se sabe que tipo de elemento es y tenemos que citar que han intentado contactar con diferentes instituciones / asociaciones de este aspecto y se han visto ignorados, por lo que, la escuadrilla de auxilio náutico hemos respondido en la ayuda de otros hermanos del mar.







Nos desplazamos a la zona de Guarnizo donde se halla desde hace muchos años 3 piezas de cañones rescatados, que desde el mes de abril de 1.949, cuenta la historia que un obrero de la Junta de las Obras del Puerto,  Enrique Corino, pescando centollos desde su bote en las inmediaciones del Faro de la Cerda, en ocasión en que las aguas estaban claras y tranquilas y que la profundidad era escasa en razón a la bajamar, advirtió en el fondo la presencia de unos artefactos que, cubiertos de algas, semejaban cañones. En unión de otro compañero intentó, por medio de unos cables, izar uno de ellos, el más pequeño, pero la poca consistencia de la embarcación se lo impidió. 









Avisado el buzo, Alonso González, acudió con una barcaza y logró extraer el cañón pequeño y dos grandes, que fueron trasladados a la dársena de Puertochico, donde, por medio de una grúa, fueron elevados dos de ellos hasta la explanada del dique de Gamazo, donde quedaron depositados para proceder a su limpieza. El tercero, al pretender ser elevado, cayó al fondo de la dársena por haberse roto el cable de la grúa.







Los cañones ahora descubiertos se creen fundadamente que son del siglo XVIII, pues son de hierro fundido. Algunos investigadores suponen que pudieran haber pertenecido a las baterías que, para defender la entrada del puerto de Santander, existían en la Magdalena y que, quizás fueran arrojados al mar cuando la invasión francesa para evitar que cayeran en poder del enemigo. Da fundamento a esta versión de haber sido arrojados premeditadamente, la circunstancia de encontrarse todos ellos agrupados, hay siete cañones bajo el Faro de la Cerda; uno pequeño -el extraído-, de cerda de dos metros de largo y mil novecientos kilos de peso y seis más largos, de unos tres metros y tres mil kilos de peso.

RUBÉN MODINO FERNÁNDEZ - ESCUADRILLA DE AUXILIO NÁUTICO 
LIGA NAVAL DEL CANTÁBRICO

LIGA MARÍTIMA ESPAÑOLA
FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE LIGAS NAVALES